info@revistamaterika.com

(506) 8707-2336

© 2018 Todos los derechos reservados

Home     Entremos en Matérika     Editor     Directorio     Vínculos     Libros     Comentarios     Contacto

    
 

Matérika 14

                                    

Matérika 14

Home     Entremos en Matérika     Editor     Directorio     Vínculos     Libros     Comentarios     Contacto

Alfonso Peña


NÉSTOR

Todo  comenzó con una depresión, una crisis existencial,  fue como una conmoción interior. Yo estaba muy triste y deprimido porque mi expo de esculturas fue criticada de un modo muy duro e irónico, no entendían mi trabajo, y un día fui donde Felo y le dije: “mira esto es algo terrible, aquí no  pasa nada, debemos irnos del país”. De inmediato Felo  replicó: “para combatir eso tenemos que formar un grupo…”. Yo le contesté, que me parecía una buena idea… Pero, ¿cómo funciona un grupo artístico? Felo me narró algunos aspectos y vivencias de cuando él integró El  Grupo Nueva Visión  en Londres… Lo cierto es que seguimos ese modelo… Ese mismo día, con gran entusiasmo, salimos en el Vocho que Felo tenía y recuerdo que estuvimos visitando a los colegas y amigos y les expusimos la idea de formar un grupo… Fue algo muy lindo, los artistas que invitamos aceptaron al instante y estaban de acuerdo en trabajar en equipo, en hacer cosas colectivas. Algunos apuntaron: “Alborotar el ambiente…”

FELO

El Grupo 8 nació ese día cuando visitamos a Harold Fonseca, César Valverde, Manuel de la Cruz González, Luis Daell, Guillermo Jiménez, Hernán González… Todo ese vaivén fue algo insólito y mágico… Fue como si ya lo hubiéramos conversado o soñado… Todos coincidíamos en que había que comenzar de cero… Me acuerdo que cada artista aportaba ideas y lo mejor de todo es que éramos contestatarios y rupturistas, eso no se puede obviar…  Y también teníamos claro que estábamos en un contexto que tenía la idea de que el arte era las imágenes de los santos de las iglesias y algunos paisajes de cuño europeo antiguo, naturalistas, académicos, etc… Todo muy pasado, muy atrasado... Nosotros queríamos “sacar” el arte de las casas de abolengo y llevarlo a las calles, a las avenidas, plazas y parques… que el pueblo tuviera relación y conocimiento de que el arte era una manifestación muy importante, humana… ¡Y es patrimonio de todos…!


NÉSTOR

A los días nos reunimos en Las Arcadas,  contiguo al Hotel Costa Rica, en una oficina del Instituto de Turismo que algún amigo nos prestó. A partir de ese momento tuvimos varias reuniones y nos encontrábamos  los miércoles. Creo que ya para la segunda cita teníamos definidos nuestros postulados de apostar por el arte abstracto y la vanguardia. En realidad el Grupo 8 estuvo conformado por artistas muy talentosos, y si esto lo expreso no es para inflarme el ego… Si se hace un recorrido por la obra de cada creador se logra determinar que éramos pintores y escultores muy vanguardistas… Y después de esa primera reunión redactamos el Manifiesto del Grupo 8. Yo conservo en mi álbum personal la primera impresión en los periódicos de la época, ¡es tremendo!, parece que el tiempo no ha pasado… El Manifiesto propone cosas muy importantes que tienen que ver con la libertad creativa, y es en cierto modo muy insurrecto, y era una manera de confrontar conceptos novedosos  contra lo arcaico y académico…

FELO

Dada mi experiencia en Londres, hice hincapié en que no es lo mismo “pelear” en grupo que cada uno por su lado y con el tiempo pudimos confirmar ese enunciado. En 1962, después de configurar el grupo presentamos la primera exposición. Fue en las Arcadas con obras y creaciones de los 8 integrantes. Aquello fue una revuelta tanto por el público que  se manifestaba,  como por los comentarios orales y escritos de algunos críticos y periodistas y poetas… Se hablaba de que era una conjura, una provocación, y comenzaron a publicarse críticas ofensivas y malintencionadas, pero también textos muy brillantes, y que nos daban la razón… Era impresionante la cantidad de personas y espectadores que pasaban a ver la exposición…  Como acoto, los artículos y la prensa fue masiva. En el álbum de Nestor podemos observar algunos titulares ilustrativos: “Cayó la belleza clásica…”; “8 artistas revolucionarios exponen en Las Arcadas…”, “8 bajo las Arcadas“, “Clasicismo vs grupo 8”  (donde nos descalifican…) “Pintura abusiva…” (que provocó gran bronca periodística). En ese texto Mario González Feo nos trata de una manera muy inapropiada y entonces Manuel de la Cruz le contesta con un ensayo muy lúcido, ese era el clima en los inicios del Grupo 8…

NÉSTOR

Para algunas personas conscientes y estudiosas era muy  satisfactorio ver que el trabajo grupal estaba constituido de muchas expresiones, de pluralidad, de diversos lenguajes y propuestas. Ahora lo medito: esa primera expo abrió las puertas a la imaginación, a la creatividad. Se exhibieron diversas esculturas de Hernán, de Felo, de Luis Daell, yo participé también con máscaras, hubo objetos, pintura, técnicas mixtas… Fue una expo heterodoxa y plural. Quizá nuestro éxito se haya debido a la unión entre los 8, éramos como una cofradía o quizá una comuna artística, y no hubo “jefes”, ni “sacerdotes”, y eso se notaba en el trabajo artístico que era plural y personal.  ¡Una feliz paradoja…!

FELO

Es increíble todo lo que se hizo. Podemos observar los carteles, los afiches, las invitaciones, catálogos, todo un despliegue artístico y cultural.  Rememoro el Primer Festival  Anual de Artes Plásticas donde participaron cantidades de artistas plásticos que invitábamos y exponían en colectivo con los  integrantes del Grupo 8. Incluso hacíamos colectas en efectivo para premiar al ganador, yo recorría muchos lugares y comercios que colaboraban con el festival. No obstante, desde el principio el Grupo 8 se arrogó la responsabilidad de ser el Ministerio de Cultura, esa propuesta desembocaría después en la fundación de la Oficina de Artes y Letras, donde fui el director y mis amigos me llamaban “El primer Ministro de Cultura”. Por supuesto el Grupo 8 colaboraba y organizaba eventos en coordinación con organismos gubernamentales como por ejemplo el Conservatorio Castella y de ese modo poníamos en pleno funcionamiento los postulados de nuestro Manifiesto.

NÉSTOR

Los proyectos y las realizaciones fueron muchas, quizá me olvido de algunas, sin embargo, fue algo admirable la creación del Proyecto Integral de Plaza González Víquez. Es emocionante, halagador, escuchar los relatos de las personas que lo visitan.  Ya se cumplieron seis décadas de que ese espacio recreativo rinde frutos a la niñez y a las familias de todo el país. Algunos amigos de las estadísticas y de esos recuentos me comentan que fuimos pioneros en idear y darle vida a un espacio urbano con el trabajo integral y artístico del Grupo 8. 

FELO

En esa época yo trabajaba en Obras Públicas, y de un momento a otro se abrió la posibilidad de integrar diversos conceptos como el diseño urbano, la escultura monumental, la pintura mural, los juegos infantiles… Fue algo curioso, porque el parque no tenía dueño, ni responsables… y entonces Obras Públicas tomó la iniciativa de hacer el proyecto. Como parte de mi trabajo de planificador idee el proyecto, en compañía de Nestor, y la colaboración de los otros compañeros. Para nosotros fue trascendente dotar a la ciudad de un espacio de diversión, de conversación, descanso, pero donde los habitantes se sintieran muy cómodos con las propuestas artísticas… De ese modo Nestor realizó el monumento a don Cleto González Víquez, es una gran propuesta escultórica, en realidad es escultura monumental; frente a la avenida que es una arteria muy transitada y peatonal Harold Fonseca, realizó un mural muy vigoroso y estético con sus volúmenes y colores equilibrados, característico con sus propuestas visuales; dentro del parque hay otras esculturas de Hernán González y yo participé en el diseño y creación de objetos lúdicos. Algo de juguetería artística, todo aquello erigido en un ámbito con naturaleza, flores, enredaderas, caminitos y senderos, con bancos de cemento… Cuando paso por ahí, de un modo anónimo, me llama la atención la vida colorida que denota el parque, se ve que es un lugar muy vital y hay alegría, quizá ese fue uno de los motivos que nos indujo para hacer el proyecto del Parque de Plaza González Víquez…

NÉSTOR

En aquel tiempo teníamos muchos aliados y amigos y entonces se lograban cosas muy positivas. Quisiera hablar de otra complicidad, de un mural que realicé con Felo en el Conservatorio Castella.  Bueno, es que el Grupo 8 fue un generador de ideas, de propuestas, de imaginación, como dije. Un día de tantos Arnoldo Herrera que era un “locazo”, un ser extraordinario, –en el mejor sentido–, un apasionado por el arte, nos dio una alegría fenomenal.

Arnoldo nos propuso hacer un mural para el Conservatorio Castella en San José, frente al Parque Metropolitano de La Sabana… Eran otros tiempos, era una ciudad pequeña donde todos nos conocíamos y era más fácil la comunicación, recuerdo que Obras Públicas, El Ministerio de Educación, El Ministerio de Transportes, La Universidad de CR, nos apoyaban y teníamos muchas posibilidades creativas.  Felo me propuso que hiciéramos un experimento/invención; no el mural tradicional en pintura, sino una fusión muy dinámica. Yo modelé el proyecto en arcilla y obtuve el molde y eso fue lo que usamos de “proyecto”, y entonces trabajamos de un modo colectivo, y la idea fue reproducir el molde en el muro, era una abstracción realizada con arena, usamos palas, las manos, los codos, de rodillas, con los talones, instrumentos y herramientas… Fue un trabajo colectivo maravilloso, considero que fue todo un record pues comenzamos a las 6 de la mañana y terminamos a las 6 de la tarde… Contamos con la colaboración de los trabajadores de Obras Públicas, eso  fue muy importante, ellos preparaban la mezcla de arena y cemento con una batidora… En el transcurso de la faena  apareció un barril de cerveza que trajo Arnoldo Herrera, y esto aunado al tráfago de pegar arena y cemento, al ruido de la batidora, todo era jolgorio, alegría, satisfacción, en síntesis una jornada gloriosa…

¡Un mural abstracto realizado en 12 horas!

FELO

Es un mural abstracto, con una concepción original, y también es una técnica muy favorable para realizar murales de calidad en gran formato. Por la ubicación del mural que da al costado sur, tiene la particularidad de presentar tres momentos idóneos para apreciarlo, por los efectos de la luz: mañana, mediodía, atardecer… Hay un pasaje que quiero destacar: en uno de los tantos viajes que realizó nuestro querido escultor  Paco Zúñiga a Costa Rica, lo invité a conocerlo y desde el primer momento le llamó la atención y lo elogió. Llegó a tal punto su interés por aspectos del diseño, los materiales usados, y el juego con la luz, que estuvo visitándolo durante tres días continuos en las diferentes horas del día.  Paco que era un maestro, nos dio la razón de que era una manera muy sugestiva de hacer murales de gran belleza, con grandes dimensiones. El mismo mural, y la intervención de Paco Zúñiga, provocó que me llegara una invitación de México para hacer algo semejante en un parque cercano al Palacio de Bellas Artes.   Hubo gran interés, sin embargo, era algo difícil de realizar. Era para un hotel gigantesco que iban a construir cerca del parque.  Lo que ellos querían era que en el hotel que planeaban, yo creara –de acuerdo a la escala–  un mural de aproximadamente cien metros de altura, con una enorme cantidad de pisos… Pero no habían considerado que para cien metros de altura necesitábamos proyección tridimensional que diera detalle con una diferencia de un metro, lo que sería una carga excesiva, inmanejable, habría que hacer una estructura solo para sostener el mural… No era posible hacer aquello… Porque cien metros  para expresión, cambios de dimensión y claro oscuro, habría que tener planchas hasta de 1 metro de profundidad… En el momento fui franco con ellos y les dije que esa propuesta se salía de todos los fundamentos y parámetros. Después me hablarían de hacer un mural abstracto en un segundo o tercer piso, sin embargo no pasó del deseo de ellos…

NÉSTOR

Me queda la inquietud de que todo nuestro trabajo fue admirable, sin embargo, que hubiera sucedido si en realidad hubiéramos tenido muchos recursos… O hubiéramos manejado presupuestos importantes como los que dan en la actualidad para obras culturales y artísticas… Es una reflexión que hago constantemente…


FELO

El asunto es que eran otros tiempos, la manera de sobrellevar el mundo era algo muy mágico… No solo el dinero estaba de por medio… Teníamos otra concepción… Nosotros en nuestro medio lo hacíamos todo, en nuestra propia escala hacíamos milagros para mantenernos vivos. Era muy poético, en ese tiempo yo trabajaba en Obras Públicas y tenía una red de conexiones y amistades muy importantes… Había un sentido de colaboración con una agitación muy real, y entonces era respaldado y tenía mucha credibilidad. Anteriormente diseñé el Teatro del Conservatorio Castella y ese fue un puente para llegar a convencer a los directores para crear el mural. Fue un trabajo mancomunado, pues participaron amigos y hasta los demás vanguardistas… En muchas de las acciones en vivo del Grupo 8 mediaba el espíritu colectivo, un respeto mutuo maravilloso… Incluso alrededor de nosotros se formó una camarilla de amigos, artistas, y un selecto grupo de “guaruzos” de profesión, que estaban atentos a nuestras exposiciones, lecturas, conferencias,  lo  que llaman “performances” en la actualidad… ¡Una época muy rica!

NÉSTOR

Los 8 además de producir cultura y arte de vanguardia –se sostiene que desde un inicio, curiosamente, éramos considerados como artistas míticos– y no lo exagero, Felo y otros amigos sobrevivientes lo pueden confirmar… En esos tres años que duró nuestra subversión, hubo mucha crítica y polémica… En el álbum está registrado todo el itinerario, llevo un orden por actividades y fechas… Hay ensayos combativos y textos de desagravio muy interesantes…  Hay que imaginarse el hecho de que un escritor publicaba su visión de nuestro trabajo, y podía estar de acuerdo o no, y a los pocos días otro poeta le contestaba y todavía se daba la opción de que un tercer testimonio aparecía… Eso era encantador y muy representativo de los sentimientos encontrados que los 8 provocaban…

FELO

Es posible que no nos diéramos cuenta del significado de todo esa ebullición ¿por qué? Porque había que sobrevivir, y tener trabajos, y gestionar los gastos de la sobrevivencia, la subsistencia… No, no tuvimos tiempo para lanzar una antena internacional, para que artistas también vanguardistas se enteraran de lo que pasaba en un país tan pequeño… No había televisión, no se soñaba con internet… Por eso este “dossier” que nos dedica la revista Matérika servirá para tender puentes y que nuestro “atrevimiento” se conozca en otras latitudes… ¡Muy importante!

NÉSTOR

Estoy de acuerdo con Felo, porque fue un trabajo contra la tradición, contra lo vetusto y con olor a moho… ¡A capa y espada! Y se logró dar la vuelta de tuerca, el giro de timón… Es posible que traspasáramos fronteras, principalmente en la región centroamericana.  No podemos olvidarnos de los intercambios artísticos con otros grupos de mucha fuerza: Vértebra de Guatemala y Praxis de Nicaragua. Expusimos con ellos y participamos en expos colectivas, y sostuvimos un diálogo constructivo y a través de los años quedaron lazos fraternos y amistosos.  El tiempo confirmó que fuimos los tres grupos con mayor vigencia en la región. Queda ese buen sabor.  ¡Y también una gran nostalgia! De la buena…


FELO

Esta eclosión artística la sintetizo como que “hay un antes y un después” del Grupo 8.  No es ninguna exageración afirmar que antes de nuestra aparición en San José, no existía ninguna expresión artístico/cultural fundamentada, organizada. Y no se diga en las zonas rurales.  Y es que en paralelo con las actividades culturales en la capital con las referidas expos, poesía mural, festivales artísticos, llevamos el arte a las comunidades más alejadas. Las ignoradas, que no tenían ni por asomo una idea de lo que significa la cultura y el arte. Organizamos las giras culturales, era una caravana de amigos, pintores, escultores, bailarines, músicos, teatreros, tomábamos las comunidades rurales por asalto.  Viajábamos en motos, buses, camiones, y se organizaban exposiciones, obras de teatro y danza, conciertos de música, y lecturas en los parques, los atrios de las iglesias, los cines de los pueblos.  Era increíble, la solidaridad de todas aquellas personas, agradecidas y entusiastas con esa especie de circo callejero.  Las anécdotas nos circundan, reafirmo: lo importante del Grupo 8, es que logramos remover las arenas y abrir brecha en un medio ecléctico como el nuestro… Y lo hicimos con gallardía y valor, sin pensar en preseas y reconocimientos, es nuestro mejor presente. ¡Salud!

Felo García & Néstor Zeledón:

Apuntes del Grupo 8